Covid19
  • Documentos

    CCOO alerta de que no hay condiciones para adelantar la Fase 2 en Educación

      Isabel Galvín exige a la Consejería de Educación un informe de riesgos en los centros educativos y un protocolo de prevención que asegure una desescalada sin riesgos sanitarios para el alumnado, el profesorado y la salud pública, y presenta el informe “Propuesta de CCOO en materia de salud y seguridad en los centros educativos: desescalada y curso 2020-2021", en el que se detallan las medidas sanitarias para afrontar la desescalada en el sector educativo.

      26/05/2020.

      URL | Código para insertar

      CCOO no es partidario de adelantar a junio la vuelta a las aulas.

      CCOO no es partidario de adelantar a junio la vuelta a las aulas.

      El informe que ha presentado Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de enseñanza de la Comunidad de Madrid, recoge todas las propuestas para la desescalada y la vuelta a la normalidad en los centros educativos que CCOO lleva haciendo a la Consejería de Educación desde que se declaró la pandemia del covid-19. “Es muy grave y preocupante que la Consejería de Educación, que tiene todas las competencias transferidas en materia educativa, no haya presentado un plan serio de retorno a los centros ni se haya reunido para elaborarlo a los Comités de prevención y salud y no haya propiciado la negociación colectiva”, afirma Galvín.

      El documento de propuestas en materia de salud y seguridad, que se alinea con las recomendaciones de la autoridad sanitaria, se desarrolla en torno a varios ejes fundamentales, en los que prima por encima de todo la prevención y la defensa de las garantías sanitarias del personal y alumnado de los centros educativos, que suspendieron sus clases al inicio de la pandemia y organizaron la teledocencia precisamente para garantizar la salud pública de la comunidad educativa y de la población en general.

      Con estos criterios sanitarios en mente, CCOO considera imprescindible que la vuelta a la presencialidad en septiembre organice la movilidad de los más de un millón doscientos mil de escolares de la Comunidad de Madrid en condiciones sanitarias seguras. Igualmente, exige un plan de actuación y evaluación en los centros que tenga en cuenta los riesgos en función del tipo de alumnado y de las tareas que realice todo el personal de los centros. El informe aborda asimismo las adaptaciones espaciales y estructurales que será necesario realizar en los centros para evitar el contagio, tales como la organización de entradas y salidas, bajada de ratios, circuitos que eviten las aglomeraciones y aseguren la distancia social, gestión de residuos, etc.

      Galvín ha hecho especial hincapié en la necesidad de identificar las funciones del personal que pertenece a grupos de riesgo. “Más del 30% de la plantilla educativa engrosa este colectivo, y la Consejería todavía no ha previsto ni la adaptación de su actividad laboral ni su sustitución en caso necesario”. Igualmente, ha denunciado el reparto arbitrario e insuficiente del material de protección a los centros. “Debido a esa escasez, el personal ha debido pagarlo de su propio bolsillo. La Consejería no ha destinado una partida presupuestaria extraordinaria para garantizar todo el material necesario a los centros”, afirma Galvín.

      De cara al curso próximo, y a una vuelta a las aulas con plenas garantías sanitarias en septiembre, CCOO considera imprescindible un descenso de las ratios entre un 25 y un 50%, dependiendo de las características de los centros. “Será necesario abrir unidades y centros que fueron clausurados por los recortes, así como habilitar espacios municipales que tengan mayor aforo y alojar a un máximo de entre 8 y 10 alumnos por aula en algunas etapas y hasta 15 como máximo en otras, tal y como recomienda la OMS”, manifiesta Galvín. Asimismo, CCOO considera que hay que reforzar y aumentar las plantillas de los centros e incorporar al personal de enfermería que se ausentó para trabajar en los hospitales y ampliar esta figura hasta generalizarla.

      En cuanto a la vuelta a la presencialidad en este fin de curso deseada por la Consejería, CCOO considera que no hay condiciones para realizar una especie de Fase 1,5 adelantando medidas educativas de la Fase 2 porque no hay informe de prevención de riesgos ni plan de incorporación y no hay tiempo material para que estos ineludibles trabajos se realicen antes del 1 de junio. Por eso, CCOO espera que el Ministerio de Educación no autorice esta anticipación de actividades solicitada por el Gobierno de Madrid.

      Cuando Madrid entre en Fase 2, únicamente debería acudir a los centros el alumnado que deba recibir refuerzo porque peligra su titulación en el fin de ciclo. Esta medida debe ser muy acotada a necesidades excepcionales y debe ponerse en marcha atendiendo a criterios educativos, “todo ello contando con un protocolo muy estricto de prevención de riesgos y respetando la decisión y la autonomía de los centros”, manifiesta Galvín. En este mismo sentido, CCOO no aprueba en ningún caso la vuelta a los centros del alumnado de Educación infantil y Educación Especial por sus especiales características. Es preciso iniciar los trabajos específicos para el retorno de estas enseñanzas y, en particular, se ha solicitado la constitución de la Mesa de Educación Infantil.

      Por otra parte, CCOO está preocupada por la falta de iniciativa de la Consejería con la FP, dado que hay que solucionar la cuestión de la realización de las practicas que puede dejar sin posibilidades de empleo al alumnado que finaliza los ciclos, y también hay que buscar soluciones para el alumnado que ha de realizar las pruebas libres de Formación Profesional. CCOO insiste que la presencialidad no es necesaria ante el fin de curso, debido al gran trabajo y el enorme esfuerzo realizado por el profesorado, por el alumnado y las familias.

      CCOO muestra su preocupación por el proceso de escolarización. “La Consejería no ha diseñado un plan concreto para estos centros –prosigue Galvín. Se está abusando de la presencialidad, tal y como estamos comprobando con el proceso de escolarización, que ha llevado a muchas familias a solicitar plaza escolar a los centros por causa de un sistema informático complicado y que falla constantemente. “La voluntariedad no puede ser un criterio educativo; se está poniendo en peligro la salud del profesorado y de los equipos directivos, que han trabajado y están trabajando mucho desde que se declaró la pandemia”, afirma Galvín.

      CCOO exige a la Consejería de Educación un protocolo de salud e higiene que garantice la vuelta segura a los centros en septiembre. “Es urgente ponerse a trabajar en la determinación de riesgos y en el Plan de vuelta. Las soluciones no caerán por su propio peso sin trabajar en ellas. Si no hay condiciones, los centros tampoco podrán abrir el próximo curso, y ello será responsabilidad de la Comunidad de Madrid, que tiene que impulsar las condiciones y dar certidumbre”, concluye Isabel Galvín.

      Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.