• Documentos

    CCOO denuncia que la Comunidad de Madrid rectifica y se plantea suspender los menús de comida rápida de los escolares, pero no anuncia un plan concreto

      La Comunidad de Madrid todavía no ha presentado un plan para sustituir los menús de comida rápida que los escolares más desfavorecidos llevan comiendo casi dos meses.

      08/05/2020.
      El Gobierno regional ofrece comida rápida como rutina alimentaria a los escolares pobres de Madrid

      El Gobierno regional ofrece comida rápida como rutina alimentaria a los escolares pobres de Madrid

      Hemos manifestado reiteradamente nuestra perplejidad ante la decisión unilateral de la Consejería de Educación de invalidar los contratos de las empresas de comedores de centros escolares adjudicados por concurso público cuando se desató la pandemia del covid-19. Desde entonces, hace casi ya dos meses, la dieta de los escolares más vulnerables de la Comunidad de Madrid ha estado compuesta de productos de muy deficiente calidad nutricional. Esta medida, además, ha enviado al desempleo a miles de trabajadores de estas contratas, que prestaban un servicio más barato que las empresas de comida rápida contratadas por la Comunidad de Madrid.

      Los 11.500 alumnos que tienen concedida la llamada Renta mínima de inserción llevan desde el 16 de marzo comiendo menús de las empresas Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes, que presentan una escasa variedad y que los expertos en nutrición recomiendan consumir de manera ocasional. “¿Por qué se han pagado uno y dos euros más por este servicio -pregunta Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de Madrid. ¿Por qué se ha rechazado la oferta de 12 mil plátanos de la empresa Plátanos de Canarias, por qué se está permitiendo que las dietas de los niños de familias más vulnerables sean deficientes y perjudiciales para su salud? La Comunidad podría haber arbitrado otras soluciones, como el cheque familiar o un bono para comprar en los supermercados, que habrían sido más equitativas y saludables”.

      Las presiones de CCOO, de asociaciones de padres y madres de alumnos, de algunos grupos políticos y la enorme alarma social han hecho rectificar a la Comunidad de Madrid, que se ha comprometido a retomar el contacto con las empresas a las que había rescindido los contratos a mitad de marzo, cuando cerraron los colegios. “Sin embargo –afirma Galvín-, la Consejería no ha comunicado ninguna propuesta clara que dé credibilidad a su intención de sustituir estos menús de comida rápida con bajo nivel nutricional a partir del 18 de mayo, como ha apuntado”.

      CCOO entiende que la vuelta a la comida proporcionada por las contratas de comedores escolares, si es que finalmente se lleva a cabo, es una buena noticia, “pero llega muy tarde, después de que los niños más desfavorecidos hayan estado alimentándose de un modo que sin duda tendrá consecuencias negativas en su salud”, concluye Galvín.

      Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.