El CCOO bus visita los centros públicos en obras con los que la Consejería no cumple

    Un año más, la Federación de Enseñanza de la Comunidad de Madrid del sindicato CCOO ha invitado a los periodistas de la Comunidad de Madrid a sumarse a la comitiva del CCOO Bus para conocer de primera mano la situación en la que se encuentran algunos de los 71 centros escolares que, ya iniciado el curso o a punto de hacerlo, todavía siguen en obras. Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza, ha acompañado a los periodistas en su recorrido por seis centros de la comunidad madrileña: el CEIP La Paloma, en el centro de la capital, el CEIP Antonio Fontán, en Montecarmelo, el IES Malala Yousafzai y el CEIP Blas de Lezo, en Las Tablas, el SIES Luis de Góngora, en Loeches, y el IES Rafael Frühbeck de Burgos, en Leganés.

    09/09/2019.
    El CCOO bus visita seis centros escolares públicos

    El CCOO bus visita seis centros escolares públicos

    Docentes, padres, madres y miembros de las AMPAS de los centros comparten el mismo sentimiento: la indignación ante la falta de compromiso con la educación pública que la Consejería de Madrid lleva mostrando desde hace décadas. Para muestra, basten algunas cifras: a día 9 de septiembre, el 90% de las plantillas de los centros están incompletas; se ha contratado a más de 4.000 docentes para la educación concertada, mientras que, para la pública, que ha experimentado un aumento del número de alumnos, solo se ha contratado a 1.000 docentes. Mientras los centros públicos esperan que se les asigne el profesorado necesario y concluyan las obras en sus instalaciones, la Consejería sigue cediendo suelo público a colegios privados y no palia la sangría de 1.000 millones que la educación pública ha perdido desde que comenzó la crisis.

    Todos los centros afrontan problemas para empezar el curso: en el CEIP La Paloma faltan profesores y las clases están masificadas; el CEIP Antonio Fontán es el “decano” de los centros que más años lleva en obras: una década inmerso en el sistema de construcción por fases; los alumnos del IES Malala Yousafzai debieron ser desplazados durante todo un curso a un centro concertado que no les permitió utilizar los espacios de uso múltiple y lleva un retraso de dos años en sus obras; el SIES Luis de Góngora de Loeches parece acabado, pero no tiene ventanas ni muebles; los 670 estudiantes del IES Rafael de Frübeck de Burgos no caben en el patio y llevan conviviendo con las obras desde 2014, y el CEIP Blas de Lezo, un centro en construcción por fases que cuenta con lista de espera gracias a su proyecto pedagógico, ha perdido a su director por causa de un proceso selectivo que no ha contado con la aprobación del Consejo escolar del centro.

    La Consejería de Educación no se ha puesto en contacto con estos centros ni ha dado un plazo para el término de unas obras que, como manifiesta Isabel Galvín, “no se retrasan en los colegios concertados. El Real Decreto de requisitos mínimos fija las condiciones para que pueda impartirse una enseñanza de calidad en los centros, pero las políticas educativas de la Comunidad de Madrid ahondan las desigualdades entre la educación pública y privada. Docentes y AMPAS están desesperados y preocupados por las condiciones de inseguridad en las que van a desarrollarse las clases”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.