25N
  • Documentos

    La crisis sanitaria obliga al Gobierno de Madrid a esforzarse para paliar las graves carencias y desigualdades educativas de muchos hogares

      El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha anunciado la compra de 3.500 tablets, con sus respectivas tarjetas SIM, una medida que para CCOO llega muy tarde y no cubre las necesidades del alumnado madrileño, aunque constituye un buen punto de partida para llegar a las 100.000 unidades que aproximadamente se necesitan.

      27/04/2020.
      El Gobierno regionaln obligado a tapar heridas.

      El Gobierno regionaln obligado a tapar heridas.

      Seis semanas después de la suspensión de las clases presenciales, el Ejecutivo regional ha decidido dotar a 3.500 alumnos/as, cuyas familias no cuentan con recursos económicos suficientes para el seguimiento de la enseñanza desde casa, de una tableta con conexión a internet. CCOO considera una buena noticia -aunque tardía e insuficiente- que el Gobierno regional haya tomado conciencia de las graves desigualdades sociales y educativas que sufre su alumnado, una brecha que ha potenciado la emergencia sanitaria, especialmente intensa en nuestra comunidad.

      La precariedad de la enseñanza madrileña también se hace manifiesta a la luz de lo que ocurre en otras comunidades autónomas. Como explica Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid, “los datos de la última encuesta del Ministerio de Educación y FP sobre ordenadores en centros educativos (2017) revelan que casi la mitad de los equipos eran o bien portátiles (41%) o bien tabletas (7,5%). Sin embargo, esos mismos datos desvelan que en Madrid no solo hay menos ordenadores: el doble de alumnos por ordenador que en la media de España (7, en vez de 3,8), sino que además se pueden prestar menos, puesto que solo el 19,8% de los equipos son portátiles (las tabletas representan el 16,2% de ese porcentaje)”.

      Por tanto, el Gobierno de Madrid debería hacer un mayor esfuerzo que el resto de las comunidades autónomas, deduce el sindicato, que además explica por qué el material es insuficiente.

      “Ese esfuerzo está lejos de cubrirse con la compra de la partida anunciada, puesto que ni siquiera sumadas a las 1.000 tabletas recibidas del Ministerio de Educación y FP se acercan al número de 60.000 dispositivos que harían falta si se tienen en cuenta los datos oficiales que hemos recabado de los centros”, explica Galvín, que añade que “el número podría haberse ampliado a 100.000 al prolongarse enseñanza a distancia y agravarse la situación económica”.

      Del número de alumnado total de nuestra región (algo más de un millón de alumnos y alumnas) debería extraerse, según CCOO, un censo exhaustivo que tuviera en cuenta las necesidades reales de soportes y de conectividad. Para ello “la Consejería debería realizar un informe intensivo para completar con éxito el camino iniciado, sin duda necesario pero de muy poco recorrido aún para un territorio tan vasto como yermo en muchos campos educativos y en términos de justicia social”.

      Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.