La plantilla de ARJÉ anuncia que tomarán medidas legales y reivindicativas ante los impagos a sus trabajadores y trabajadoras

    La plantilla de la empresa ARJÉ FORMACIÓN S.L.U., del sector de Ocio Educativo y Animación Sociocultural, decidió en su asamblea de ayer celebrar una nueva reunión a principios del mes de septiembre “para analizar las medidas legales a tomar de manera colectiva, así como otras acciones de carácter reivindicativo”, no sólo por la situación de impago de las nóminas de sus empleados, sino también por la situación de precariedad que se vive en el sector.

    09/08/2018.
    Plantilla de Arjé

    Plantilla de Arjé

    Tras haber superado la fecha de 5 de agosto, fecha señalada por la empresa ARJÉ Formación SLU como máxima para que todos los trabajadores y trabajadoras hubieran cobrado la nómina de junio y, en su caso, las correspondientes liquidaciones y finiquitos, hemos sido convocados por Macua21 y hemos apoyado desde Comisiones Obreras la asamblea celebrada ayer 8 de agosto.

    Lamentablemente, tanto la empresa cesante como la que se supone que adquirirá los servicios están manifestando tener una limitada sensibilidad hacia su principal capital: el humano. No es casualidad que esto suceda, que exista tanta tolerancia hacia situaciones como esta, como tampoco es casual que se haga contra uno colectivo de trabajadores y trabajadoras con uno de los convenios colectivos más precarios que existen. En este mundo de casualidades también surge un conflicto en verano, que termina sin resolverse en agosto. Desconocemos cuál puede ser el motivo para que “el retraso en el pago de las nóminas, finiquitos/liquidaciones” como se señala desde la empresa, quede en un segundo plano.

    Para la plantilla de la empresa, se está trasladando “una amalgama de mensajes contradictorios que no hacen más que sembrar el desconcierto” y cuyo principal problema, el de la “liquidez transitoria”, se resolvería en cuestión de días. Sin embargo, como insisten las personas afectadas, “a 9 de agosto los trabajadores todavía no han cobrado”.

    Tal y como defendieron en la asamblea celebrada ayer los empleados de ARJÉ, “no puede haber trabajadores con mayor vocación que precisamente los de nuestro colectivo, que pertenecemos a un convenio de los peores que existen, como ha sido constatado ya en diferentes informes”. A su juicio, “intentar poner en entredicho nuestra misión como representación de los trabajadores y trabajadoras aduciendo una falta de responsabilidad por las causas que pueda generar la imagen de la empresa supone matar al mensajero”.

    “Tampoco sabemos –continúan- cómo va a afectar esta cesión de servicios a las coordinaciones, cuestión que debería ir más allá de la situación actual, señalándose todos esos servicios adicionales y que se especifican en las prescripciones técnicas en muchos casos de manera vaga, y que complementan la actividad de impartir una clase, incluyendo también las necesidades de preparación para impartirla”.

    Desde la plantilla de ARJÉ señalan que este caso no es el único de los que vienen sucediendo en otros sectores que prestan servicios públicos. “Habilitar medidas que garanticen que de manera casi automática las administraciones tengan capacidad para hacerse responsables subsidiarias del abandono de las empresas a estos trabajadores y estos servicios públicos que sean comprometidos debería ser algo que se tuviera que contemplar”, exigen.

    Para el personal de ARJÉ reunido ayer en asamblea “resulta muy complicado confiar en la dirección de la empresa, en la que se adquieren una serie de compromisos que después no se cumplen”, y lamentan que el colmo ha sido la fecha de 5 de agosto.

    Desde la plantilla de ARJÉ aseguran que “los trabajadores y trabajadoras que hemos asistido a la asamblea nos hemos autoconvocado para una nueva reunión que tendrá lugar la primera semana de septiembre. Allí se analizarán las medidas legales a realizar de manera colectiva, así como la posible implicación de CCOO en esta y otras acciones de carácter reivindicativo, no sólo por esta situación, sino por la situación de precariedad que se vive en el sector”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.