Josefina o la lucha por instinto

    Josefina Samper fue una mujer luchadora, una mujer adelantada a su tiempo en un tiempo muy difícil. Fue Josefina Samper creadora en 1965 del Movimiento Democrático de Mujeres, una organización capaz de generar una solidaridad que nunca se conoció en la oscura España del franquismo. Fue Josefina Samper una pantalonera que siempre trabajó para tener independencia económica. Fue, además, la compañera de luchas y vida de Marcelino Camacho a la que CCOO de Madrid ha rendido un homenaje.

    13/06/2018.
    Acto homenaje Josefina

    Acto homenaje Josefina

    “Mi madre tenía instinto de lucha”, proclamaba con contundencia Marcel Camacho, hijo de Josefina y Marcelino mientras narraba su estancia en la cárcel de Carabanchel junto a su padre. Respondía Marcel a preguntas de las periodistas Alejandra Acosta y Sol Alonso en el emotivo homenaje organizado por CCOO de Madrid y en el que también intervinieron Yenia Camacho, hermana de Marcel y Natividad Camacho, quien a pesar del apellido no tiene vinculación sanguínea con la familia.

    Natividad fue responsable, en aquellos años sesenta, de la Juventud de CCOO y con humor recordaba cómo siempre fue considerada parte de la familia Camacho. El retrato que Nati hizo de Josefina era muy nítido: “inteligente, capaz, práctica… Siempre resolvía con agilidad”. También Yenia recordó el carácter luchador de su madre y resaltó la relevancia del Movimiento Democrático de Mujeres, que en un principio –explicó- estaba dirigido a toda la problemática de los barrios con especial hincapié a la lucha contra la carestía de la vida.

    Aquel movimiento fue, indudablemente, una semilla feminista indispensable que junto a la lucha se preocupaba por la formación y organizaba desde cursos de alfabetización, hasta charlas sobre planificación familiar. También Pilar Morales, secretaria de Mujeres de CCOO de Madrid, en una breve pero contundente intervención resaltó la relevancia de aquel Movimiento Democrático de Mujeres, “ligado al PCE, y que fue capaz de generar una solidaridad que nunca se ha dado”.

    “Las mujeres de los presos eran una organización”

    El acto estuvo trufado por la presentación de videos que rememoran la vida de Josefina y de las mujeres en aquellos grises días, fundamentalmente, las mujeres de los presos que, como explicó la abogada Cristina Almeida, “eran una organización propia”. Almeida participó también en el homenaje en una conversación con Unai Sordo, secretario general de CCOO; Jaime Cedrún, secretario general de CCOO de Madrid y Beatriz Panadero, responsable de Acción Sindical y Conflicto del PCE-Madrid.

    La vida de Josefina tuvo su paralelismos con la actualidad, un tiempo “en el que la mayoría de los conflictos están protagonizados por mujeres porque son quienes más precariedad padecen”, tal como aseguró Jaime Cedrún. En esta línea se expresó también Unai Sordo: “la brecha salarial es consecuencia a la hora de compatibilizar la vida laboral y personal”.

    El homenaje a Josefina, “la mujer y su lucha” comenzó con un emotivo minuto de silencio en recuerdo de Mercedes González, secretaria de Acción Sindical de la Confederación Sindical de CCOO, recientemente fallecida. Acto seguido, Carmen Barrios, autora de Rojas leyó el relato La niña que gritaba contra el “cesto de lechugas”, un texto que narra la vida de Josefina. El homenaje concluyó con el espectáculo baile protagonizado Inés López y un canto coral de La Internacional.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.