Ante la Constitución de Observatorio de la convivencia CCOO expresa su rechazo al control político del mismo

    Con muchos meses de retraso, según los compromisos adquiridos por el Consejero, se constituye hoy el observatorio de la Convivencia. CCOO presentó el pasado 19 de mayo voto particular durante su tramitación en la Comisión Permanente del Consejo Escolar de la Comunidad y planteó una serie de enmiendas, si bien hay cuestiones de base que exigen la reconsideración del tratamiento global de la convivencia escolar por parte de la Consejería. El decreto resultante es insuficiente y deficiente.

    26/07/2016.

    Una vez más, la consejería de Educación ha optado por el control político de las instituciones. Esta vez le ha tocado al Observatorio de la Convivencia. Así, se ha diseñado un órgano con un marcado perfil político en el sentido más negativo del término, con un peso excesivo de la Administración y con designación de las personas expertas y entidades por el consejero: un órgano de la Administración para la Administración.
     
    Hubiera sido deseable y necesario un observatorio con una composición plural y más profesional, conformado por personas expertas designadas por consenso y en el que todos los miembros que lo integran sean designadas a propuesta de los colectivos que representan. La composición de este observatorio, no refleja la pluralidad existente en el sistema educativo ni siquiera el peso especifico de los sectores de la Comunidad educativa en el impulso de la convivencia escolar. Concretamente y en cuanto a la representación del profesorado, la estimamos más que exigua, inaceptable: un miembro de entre 19. Todo ello es llamativo precisamente en el ámbito de la convivencia, la cual pensamos que se cimienta sobre el consenso y el respeto de la pluralidad.
     
    Es un decreto impuesto en su contenido que no ha sido modificado tras su tramite por el Consejo Escolar puesto que no se han tenido en cuenta las recomendaciones que se adoptaron por consenso. Esto evidencia que para el Gobierno regional el paso por el Consejo escolar es exclusivamente un tramite legal de obligado cumplimiento. Parece que para el Consejero de educación  la participación o las recomendaciones (de expertos representantes de colectivos) son palabras huérfanas de sentido y de interés.
     
    Así, una recomendación de la citada Comisión que el gobierno de la Comunidad de Madrid no ha considerado en absoluto ha sido la de mejora de la redacción, ya deficiente desde el preámbulo, que se torna oscura en algunos artículos, prestándose a diferentes interpretaciones (y nos preguntamos si esa es la verdadera intención). Otro ejemplo, en cuanto a los vocales del Observatorio: Tres miembros del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid en representación del profesorado, padres y madres de alumnos y alumnos, a propuesta del Presidente del Consejo Escolar, en función de su nivel de representatividad; según esto, pueden ser tres madres o padres (y ningún profesor o profesora ni alumno), o viceversa; por otra parte, ¿cómo se puede considerar el criterio de representatividad entre tres colectivos diferentes?, y, además, se deja la responsabilidad de la muy difícil interpretación de tan oscuro párrafo al Presidente del Consejo Escolar.
     
    Sí, en cambio y afortunadamente, se han tenido en cuenta las recomendaciones de las representantes de CCOO de definir qué se entiende por "comunidad educativa" (si bien la asimila a lo que pensamos debe entenderse por "comunidad escolar", al dejar fuera a la Administración/poder ejecutivo, lo que supone, en el fondo, descargarlo de responsabilidad), o de eliminar de entre las funciones del Observatorio las de "impulsar un sistema de información que permita, a través de un Registro Central de Incidencias, la intervención inmediata en los centros" y la de "impulsar una plataforma digital para el asesoramiento e intervención en casos de violencia escolar", lo que ha supuesto eliminar un artículo que figuraba en el borrador del decreto relativo a una "Comisión de impulso de la plataforma digital". Evidentemente, no nos parece que el Observatorio deba tener funciones de intervención en los centros ni de gestión de datos relativos a acoso y violencia escolar.
     
    El miedo a la pluralidad se expresa en este Observatorio así como la interpretación de la democracia desde la perspectiva partidista. Para CC OO este Observatorio para la Convivencia escolar en los centros docentes de la Comunidad de Madrid es una oportunidad perdida para la creación de un plan proactivo de promoción de la convivencia (y no sancionador y reactivo), con participación de toda la Comunidad escolar, en la que debe incluirse en su justa medida y peso a la Administración/poder ejecutivo, la cual no debe eludir su responsabilidad en esta materia.
     
    Nuestra organización ha estado siempre a la vanguardia y en la primera línea de la promoción de la convivencia en los centros docentes desde un marco legislativo general. Muestra de ello, entre otras actuaciones,  fue la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que en 2007 (previa a la redacción del conocido y referido Decreto 15/2007) fue presentada junto a otras organizaciones (UGT y la FAPA Giner de los Ríos) con el aval de más de 72.000 firmas (más de 22.000 más de las necesarias) para su consideración y tramitación por la Asamblea de Madrid, y que no fue admitida a tramite por la Asamblea previo uso del rodillo de la mayoría absoluta del PP. Como organización mayoritaria estaremos representando al profesorado en este Observatorio. Nos comprometemos a  trabajar por la mejora de la convivencia, aportando al Observatorio la voz de los centros tras promover la participación en todas las iniciativas que se realicen.
     
     

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.