CCOO ante la irracionalidad del calendario escolar

    Ante la falta de datos ofrecidos por la Consejería de Educación, la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid ha decidido realizar una macroencuesta para evaluar el impacto que ha tenido la implantación del nuevo calendario escolar por el que se adelantan a junio las pruebas extraordinarias de septiembre.

    04/07/2018.
    Calensario Escolar 2018-2019

    Calensario Escolar 2018-2019

    El jueves 28 de junio, se ha publicado la Orden 2227/2018 por la que se establece el calendario escolar para el curso 2018-2019 en los centros educativos no universitarios sostenidos con fondos públicos de la Comunidad de Madrid, en los mismos términos que el calendario que ha regido el curso que ahora acaba.

    Desde CCOO, nos opusimos el año pasado a esta regulación en el Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid y, posteriormente, por vía contencioso-administrativa. Actualmente, nuestra impugnación sigue pendiente de resolución judicial ante el Tribunal Superior de Justicia.

    Este año, sin haber realizado la más mínima evaluación ni análisis sobre el adelanto de las evaluaciones extraordinarias al mes de junio y sin consenso alguno, nos encontramos, de nuevo con la misma imposición del experimento, junto con la serie de males reiterados que desde antiguo vienen aquejando a los calendarios escolares en la Comunidad de Madrid cuales son el reparto irracional de los tiempos (no sujeto a criterios racionales educativos, sino en función del calendario litúrgico católico), la insuficiencia de tiempo para preparar el inicio de la impartición del currículo, la no homologación del calendario entre centros que imparten las mismas enseñanzas y etapas, la no homologación entre centros públicos y privados concertados, la inseguridad jurídica que supone la llamada "jornada intensiva" en junio y septiembre, la falta de acuerdo e imposición, un año más, del calendario, y la falta de un lenguaje inclusivo para ambos géneros en el texto de la orden.

    La modificación experimental de la evaluación extraordinaria adelantada a junio se impone de nuevo sin un mínimo análisis previo en una exhibición más de experimentación a costa del alumnado y una falta de previsión absoluta en cuanto a la organización de los centros en estas fechas.

    Tras la reclamación directa por nuestra parte ante el Consejo Escolar, la única actuación emprendida por la Consejería en orden a dicho análisis sobre lo acontecido en el mes de junio ha sido recabar en algunos centros cifras de absentismo sin discriminar al alumnado con todas las materias superadas del alumnado que debía presentarse a la evaluación extraordinaria. Es decir, este es todo el análisis que la Consejería tiene previsto, por lo que seguimos reclamando, como es lógico, una evaluación exhaustiva de la incidencia y consecuencias del cambio de fecha de la evaluación extraordinaria en la educación secundaria de septiembre a junio.

    Pero sí podemos asegurar el grave perjuicio de la autonomía individual y la merma de oportunidades de progreso que supone en determinadas eneseñanzas. Ningún argumento de los esgrimidos por la Consejería para adelantar la evaluación extraordinaria a junio y de suprimir la oportunidad de septiembre se justifica en la enseñanzas no obligatorias y, especialmente, en las de régimen especial y superiores. En lugar de flexibilizar las enseñanzas, encontramos que cada vez se constriñe más a los y las estudiantes, sin sentido ni razón, y que pierden tres meses para preparar las asignaturas.

    Las razones de nuestra oposición, en lo que afecta a la organización del mes de junio en las enseñanzas de ESO y Bachillerato, se basan en los siguientes motivos:

    • El adelanto de la evaluación extraordinaria al mes de junio ocasiona una palmaria inseguridad jurídica a equipos directivos y equipos docentes, dado que no se ha dictado, pese a nuestras continuas demandas, regulación alguna para la reorganización de tareas e incluso horarios del alumnado y del profesorado.
    • La negativa de la Consejería a regular claramente el carácter de la evaluación extraordinaria como evaluación continua ha llevado a los centros a una situación inverosímil en la que se tienen que realizar las evaluaciones ordinarias y extraordinarias en menos de dos semanas.
    • El requisito para la aplicación de la evaluación continua radica en la presencia del alumnado y el seguimiento de las tareas encomendadas por el profesorado. Por otra parte, una de las justificaciones que la Consejería argumentaba para este cambio era lograr una mejora de los resultados académicos. Pues bien, no se entiende que no solo no se haya dictado el carácter continuo de la evaluación extraordinaria, sino que, por el contrario, se hayan lanzado mensajes opuestos a tal consideración.
    • La situación es injustificable y aberrante. Mientras que, en los estudios universitarios, a lo largo del curso el alumnado libera materia de la que no se tiene que examinar en las evaluaciones extraordinarias, ¡eso mismo parece que no es posible hacerlo en la ESO!, ¿o sí? Entendemos que sí, pero debería haberlo aclarado la Consejería, en lugar de sembrar el desconcierto y enrocarse en la aplicación fundamentalista de la LOMCE.
    • Las consignas de última hora de la Consejería con instrucciones no formales a los centros manifestando que pueden hacer uso de su autonomía en un marco normativo inexistente; por lo que se traslada a los centros toda la responsabilidad de las irregularidades que puedan cometerse jurídicamente.
    • No se han tenido en cuenta las fechas de selectividad ni de oposiciones.

    Por último, esperamos que este año no difunda noticias falsas la Consejería sobre el supuesto consenso con relación al contenido de esta orden, e incluso sobre cuestiones tan gruesas como las propias competencias del Consejo Escolar de la Comunidad y que el año pasado fueron lamentables por dejar a las claras la absoluta irresponsabilidad del órgano que gobierna, nada menos, la educación madrileña.

    A falta del necesario análisis del calendario del mes de junio por parte de la Consejería, hemos decidido realizar el nuestro, para lo cual os solicitamos nos hagáis llegar vuestras aportaciones conforme a la encuesta que podéis encontrar a través de este enlace con el fin de manifestar ante la opinión pública nuestras conclusiones conforme a datos cuantitativos y cualitativos reales con los que exponer lo acontecido y reclamar los ajustes y actuaciones necesarias a la Consejería para el curso próximo.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.